Decálogo para un Brainstorming

Este decálogo me lo dieron en el Curso de Project Management Creativo que estoy haciendo en Clandestina Hub Creativo, un lujo tener de profe a @andreherca.

El título original es ¨Decálogo del buen Brainstormiano¨, y corresponde a un segmento del libro Pienso, Luego mi empresa existe de José Andrés Ocaña. 

 

  1. Primero: Ama al Grupo sobre todos los Individuos. Acepta absolutamente su composición e intégrate en su totalidad. Como sucede en el cuerpo humano, de lo contrario serías un cáncer.
  2. Segundo: No uses ningún nombre propio, ni el tuyo, pero especialmente el de ningún superior jerárquico, en vano. No hay, para bien o para mal, ideas de uno u otro sino del Grupo.
  3. Tercero: Disfruta sin tensiones de los «descansos creativos», entre reunión y reunión. Relájate. La incubación subconsciente es uno de los principios básicos de la ideación.
  4. Cuarto: Honra debidamente a todas las ideas surgidas, por extravagantes e incomprensibles que te parezcan, porque son siempre padres o madres de otras.
  5. Quinto: No mates nunca una idea, aunque te parezca débil o «tonta»; déjala vivir. Ideación y selección nunca deben ser simultáneas.
  6. Sexto: No te autocensures. Para crear hay que disfrutar. Escribe o di lo que te apetezca, no importa lo que transgredas. Nunca te reprimas; experimenta nuevas posturas y modos de considerar el tema (así han venido al mundo muchos de sus más preclaros hijos e ideas).
  7. Séptimo: Roba ideas. En las diferentes fases de ideación, escucha con vivacidad y aprovéchate de los descuidos; repite variando algo, combina, dilo de otro modo, di «eso» cuando lo vaya a decir otro o así lo creas; no te quedes sin escribir o decir algo porque creas que «es de otro».
  8. Octavo: Miente, fabula, sueña despierto o semidespierto; pero hazlo en voz alta (o por escrito). Hazte pasar por el inteligente e imaginativo creador que eres. Descubramos las leyes que no están bajo los fenómenos conocidos y así crearemos nuevos fenómenos. Deja que los que no se atreven a mentir digan que uno y uno son dos (ja, ja).
  9. Noveno: No desees la conversación parcial, la aceptación, la complicidad de tu próximo. En todo momento una sola reunión, un solo canal de comunicación. Di (o escribe, etc.) lo que sea a todo el Grupo.
  10. Décimo: Sé codicioso, insaciable, porque cantidad es calidad.

Estos diez mandamientos -perdón por esta utilización que en definitiva no es más que un homenaje a la inmortal fórmula del Decálogo- se encierran en dos: Ama al Futuro sobre todos los Pasados y al Presente por amor al Futuro.

VALORES vs. POBREZA

Lawrence Harrison se dedicó durante varias décadas a ayudar a países latinoamericanos a desarrollarse. Con esa experiencia investigó las principales causas de la pobreza y subdesarrollo. Encontró que en todos los países desarrollados la gente tiene 4 valores comunes, valores ausentes en el resto de los países.

Según Harrison, la cultura es el principal condicionante en el desarrollo económico y político de un pueblo. La cultura “pro-desarrollo” es aquella que promueve la CREATIVIDAD HUMANA, motor principal del desarrollo. Esta creatividad se promueve con 4 valores culturales:

1. Confianza mutua
2. Ética
3. Autoridad
4. Trabajo y espíritu de empresa de sus habitantes, lucro, ahorro, innovación

1. Confianza mutua

La confianza mutua es la capacidad de los habitantes en confiar en el otro. Esto es muy importante porque con la confianza podemos cooperar y negociar, dos cualidades sin las cuales la democracia no funciona. “Allí donde escasean la confianza y la identificación mutua, no es raro que aparezcan la polarización y el enfrentamiento político y que surjan gobiernos autocráticos”. Cuando hay confianza mutua como en los países desarrollados, los poderosos se preocupan de las masas. Se masifica la salud, educación y la filantropía. En los países pobres la confianza mutua se limita a los integrantes de la familia. En estas “sociedades familistas” nace el nepotismo, corrupción, mentalidad antisocial como: evadir impuestos, arrojar basura a la calle, y renuencia a organizarse y cooperar.

2. Ética

El sistema ético protege la Confianza y la Justicia Social y existe un Poder Judicial auténticamente independiente. Según Max Weber, habría una relación importante entre la ética y el desarrollo económico.

3. Autoridad

El ejercicio del autoridad es de suma importancia, no hay que abusar del poder, sino ser prudente. El autoritarismo esta presente en la sociedad, en el hogar, la escuela, la empresa, el trabajo y frustra la democracia, la justicia y castiga toda iniciativa, y finalmente el ESPIRITU EMPRENDEDOR.
El autoritarismo promueve el paternalismo y el clientelismo.

4. Trabajo, innovación, ahorro y lucro, espíritu emprendedor

El valor que un pueblo otorga al trabajo, impacta directamente en un sólido espíritu emprendedor.
David Mc Clelland dice que para fomentar la generación de empresarios, es un factor importante la crianza de los chicos entre los 5 y 12 años alentando la “motivación al logro”. El autoritarismo sofoca la creatividad en un niño, por eso aconseja que sea la madre la que tome la iniciativa en este periodo.

Una sociedad con estos valores hace que la gente perciba que hay justicia, ya sea en los tribunales, en las empresas, reparticiones públicas, y en las nuevas oportunidades. Habrá un sistema Educativo eficaz y accesible para todos, que capacite a las personas a resolver los problemas que las afligen. Finalmente una Salud, que proteja a la población de enfermedades mortales o invalidantes.
Estas sociedades progresistas, fomentan la meritocracia, es decir las personas son juzgadas más por su desempeño que por su posición social.

¿QUIENES PROSPERAN?

“Las sociedades comprometidas con el futuro, con la educación, con el logro y la excelencia, con una vida mejor para todos, con el sentido comunitario, así como la libertad y la justicia…”

Libro: ¿Quiénes PROSPERAN? Los valores culturales en el éxito económico y político, Lawrence E. Harrison, Editorial REI Argentina SA. 

Gracias Dani Majul por la nota.

Sir Ken Robinson y la Educación

Desde hace un tiempo que me interesa la educación. Me toca muy de cerca, porque estoy justamente viviendo esa experiencia en su mayor exponente que es la educación universitaria. Los contenidos, la intensidad y la exigencia en el ámbito universitario nos involucra más aún en el tema.

Me apasiona aprender, y creo que por eso suelo prestar un poco más de atención en estas preocupaciones. “Me interesa el futuro, porque es el lugar en el cual voy a pasar el resto de mi vida”, la educación es la base del desarrollo de un país, procuremos que sea buena en el nuestro.

Educamos con contenidos del siglo XIX y profesores del siglo XX a los alumnos del siglo XXI. Esto nos puede traer algunas consecuencias, y mientras no podamos iniciar la revolución del cambio y podamos mejorar a medidas que crecemos, por lo menos mantengamos nuestras cabezas bien abiertas para adaptarnos mejor.

 

Las escuelas matan la creatividad

Hay tres cosas bien certeras, la extraordinaria evidencia de la creatividad humana, la imprevisibilidad en lo que va a ocurrir ya que no tenemos ni idea de lo que se viene en el futuro y la enorme capacidad de innovación de los niños.

Todos los niños, desde su nacimiento, tienen un tremendo talento y los adultos lo derrochamos, despiadadamente. Además, tienen la capacidad que no temen a equivocarse, directamente lo intentan. Se equivocan, y lo vuelven a intentar. Esto no implica que equivocarse significa ser creativo, sino que con seguridad, si no estás preparado para cometer errores, nunca llegarás a nada original. Al crecer y convertirse en adultos, se pierde esa capacidad, y simplemente se convierten en personas temerosas a equivocarse.
La responsable de todo esto, es la educación.
Debido a la complejidad de los sistemas en los que vivimos, en la actualidad la creatividad es tan crítica como la alfabetización, y debe ser tratada con la misma importancia.
Las empresas y el sistema educativo estigmatizan los errores, alejando a la gente de sus capacidades creativas.
Por eso, hay que replantearse las prioridades en la enseñanza y repensar el sistema. Pero primero, es fundamental entender que la inteligencia no solo es académica, sino que es diversa, dinámica, distintiva.
Sir Ken Robinson, lo expone en el video más visto en la historia de TED. Los invito a que lo vean.

Revolución en el aprendizaje


Existe una crisis de recursos humanos. Mucha gente pasa toda su vida sin nigún sentido de cuales pueden ser sus talentos o siquiera si tiene alguno. Hay dos tipos de personas: unos no disfrutan de aquello que hacen y simplemente pasan sus vidas acostubrándose. Esperando que llegue el fin de semana, no reciben placer de lo que hacen sino que lo sufren en vez de disfrutarlo. Los otros, la gran minoría, aman aquello que hacen a tal punto que no se imaginan haciendo otra cosa. Lo que ellos dicen es: no es lo que hacen, es lo que ellos son realmente.
Hay muchas explicaciones posibles para que esto ocurra, y una de las causas, es la educación. Ésta es la culpable de alejar a las personas de sus talentos naturales.
A pesar que muchos países está modificando sus sistemas educativos, no es suficiente. Lo que se necesita realmente en una revolución en la educación.
Hay conceptos que deben ser repensados y uno es la linealidad en la educación. La vida no es lineal, es orgánica; por lo que la educación tiene que estar pensada de esa forma. Las comunidades humanas dependen de una diversidad de talento, no una concepción única de la capacidad. Por eso deben romperse algunos paradigmas acerca de la capacidad humana y de la inteligencia.
La pasión es lo que entusiasma nuestro espíritu y nuestra energía, hacer aquello que amas, aquello en lo que eres bueno.
El propósito de la educación no debe ser estandarizar los modelos y capacitar bajo ciertas condiciones en determinadas materias, sino que debe tratarse de crear los ambientes favorables para que cada uno pueda florecer su pasión.

Cambiando Paradigmas


Steven Johnson: ¿de dónde provienen las buenas ideas?

Uno de los videos de TED que me gustaron y me pareció super interesante.

De donde provienen las buenas ideas? Este es el interrogante que plantea Steven Johnson. Muchas veces las personas dan crédito de sus ideas a momentos “eureka”. Precisos instantes de tiempo en el cual la lamparita se enciende, se aclaran todos los conceptos y se alinean las cosas.

Sin embargo, él llama al proceso de buenas ideas como una corazonada lenta: Slow hunch. Nos enseña como se produce la innovación, y el concepto de “redes líquidas”, las oportunidades favorecen a las mentes conectadas.

Sus 17 minutos de charla impresionante nos llevan desde el primer Café de Londres en el siglo XVII, las teorías de Darwin, hasta la web actual de alta velocidad, Google y la forma en que las empresas tienen que crear los ambientes para desarrollar la innovación.

A continuación, el mismo tema con la fantástica presentación que suministra RSA. Nos cuenta también de la creación de Internet que surge en este proceso lento de generación de ideas. Acerca del uso de Internet en nuestro días, del crecimiento de la conectividad. Está solo en inglés.

 

Brainstorming o Tormenta de Ideas

La lluvia o tormenta de ideas, brainstorming, es una herramienta de trabajo grupal que facilita la aparición de nuevas ideas sobre un tema o problema determinado. Fue creada en el año 1941 por Alex Osborne y se utilizaba para liberar la creatividad.

Es una de las técnicas más conocidas y se utiliza para generar una gran cantidad de ideas, partiendo de incorporar todos los aspectos posibles de un problema, tanto los previstos como los imprevistos, y contando con todos los componentes de un equipo de trabajo.

En el brainstorming, las palabras son anteriores al pensamiento. Para ello, es necesario darle a la reunión una estructura flexible y abierta. Todo vale, por sorprendente que parezca, y todo se considera, hasta la idea más disparatada, ya que ésta puede ser la base para nuevas ideas, o simplemente ensanchar los caminos para ideas creativas. Una sugerencia puede ser la base de nuevas ocurrencias. Recoger ideas, cambiarlas y lanzarlas de nuevo puede favorecer enormemente la creación de ideas.

Algunas pautas para llevar a cabo una tormenta de ideas fructuosa:

  • No permita las críticas o los juicios de valor. La participación activa es esencial. Todos los miembros del equipo deberían sentirse libres y hacer sus contribuciones a la sesión. El miedo al rechazo será un gran obstáculo a la cantidad de ideas que se ofrezcan.
  • Evite los protagonismos. No hay necesidad de unir la idea propuesta a la persona que le ha sugerido. Muchas personas se pueden cerrar en banda si sienten que se les liga a una cierta.
  • Fomente la imaginación. Cuanto más loca sea una idea, mejor. Nadie debería ser reacio a expresar lo que se lo ocurra. Darle un toque humorístico a la reunión estimulará libertad en los miembros.
  • Mantenga visibles las ideas propuestas. Anote las ideas aportadas a la vista de todos. Esto permite que las ideas sirvan de trampolín a otras nuevas.

Una sesión de brainstorming require de un facilitador, espacio libre y algo donde ir anotando las ideas. La figura del moderador es fundamental y tiene que asumir el papel de inductor. Debe  guiar la sesión, alentar la participación de todos los convocados y tomar notas de las ideas sin analizarlas o juzgarlas en esta etapa.

Brainstorming paso a paso

  • Defina su problema o asunto como un desafío creativo. Esto es extremadamente importante. Un desafío mal diseñado puede llevar a producir un montón de ideas que no le sirvan para resolver el problema. En general, los desafíos creativos comienzan con: ¿De qué manera podríamos…?, o ¿Cómo podríamos…?.
    Su desafío debe ser conciso, directo al punto y excluir toda información no relacionada con el mismo. Por ejemplo: ¿De qué formas podríamos mejorar el producto X? o ¿Cómo podríamos incentivar a más gente local para que se inscriban en nuestro club?
  • Pónganse un tiempo límite. Recomendamos 25 minutos, pero la experiencia con el grupo le definirán el tiempo requerido. Los grupos más grandes suelen necesitar más tiempo para que todos puedan dar ideas. Alternativamente puede poner un límite de ideas. Como mínimo pida 50 ideas, pero tenga presente que 100 es mucho mejor.
  • Una vez que comienza el brainstorming, los participantes dan propuestas y el facilitador toma nota, usualmente en una pizarra blanca para que todos las vean. Está absolutamente contraindicado criticar las ideas. No importa lo tontas, descabelladas o imposibles que parezcan, todas deben ser escritas en la pizarra. Se debe fomentar la risa, no la crítica.
  • Una vez que se termina el tiempo, seleccione las cinco ideas que más le gusten. Asegúrese que todos los participantes de la sesión estén de acuerdo con la elección.
  • Escriba cinco criterios para juzgar cuales ideas solucionan mejor el problema o desafío. Los criterios deberían empezar con la palabra “debería”, por ejemplo: “Debería ser legal”, “debería poder completarse antes del 30 de julio”, “debería ser rentable”, etc.
  • Déle a cada idea un puntaje de 0 a 5 puntos dependiendo de cuan bien cumpla los criterios anteriormente mencionados. Una vez que todas las ideas han sido evaluadas criterio por criterio, sume el puntaje total.
  • La idea con el puntaje más alto será la que mejor solucione su problema. Pero usted debería guardar un registro con las mejores ideas y su puntaje en caso que después de todo, la idea seleccionada no sea realizable

 

Los Seis Sombreros del Pensamiento

A comienzo de los años 80’s, el Doctor Bono inventó el método de los Seis Sombreros de pensamiento.  Este médoto es un marco de referencia para el pensamiento y puede incorporar pensamietno lateral.  El sistema le da su lugar al valioso pensamiento crítico, pero no permite que éste domine, como ocurre en el pensamiento ordinario.

Los seis sombreros representan seis maneras de pensar y se deben considerar como direcciones de pensamiento más que etiquetas para el pensamiento.  Esto quiere decir que los sombreros se utilizan pro activamente y no reactivamente.

El método promueve mayor intercambio de ideas entre más personas.  En el mundo de Bono se “separa el ego del desempeño”.   Cualquiera es capaz de contribuir a la exploración sin afectar el ego de los demás puesto que todos están utilizando el sombrero amarillo o cualquiera otro.  El sistema de los seis sombreros fomenta el desempeño más bien que la defensa del ego.  Las personas pueden contribuir bajo cualquier sombrero aunque inicialmente hayan sustentado un punto de vista opuesto.

La clave es que cada sombrero es una dirección de pensamiento en vez de ser una etiqueta de pensamiento.  La justificación teórica para utilizar los Seis Sombreros del Pensamiento es que:

  • Fomenta el pensamiento paralelo
  • Fomenta el pensamiento en toda amplitud
  • Separa el ego del desempeño

El libro “Six Thinking Hats” (de Bono, 1985), explia el sistema, aunque ha tenido algunas actualizaciones y cambios en la ejecución del método.

Método

Hay seis sombreros metafóricos y el participante puede ponerse y quitarse estos sombreros para indicar el tipo de pensamiento que está utilizando.  La acción de ponerse y quitarse el sombrero es esencial.  Los sombreros nunca deben ser utilizados para categorizar a los individuos, aunque su comportamiento parezca inducirnos a hacerlo.  Cuando se realiza en grupo, todos los participantes deben utilizar el mismo sombrero al mismo tiempo.

Pensamiento con el Sombrero Blanco

Este tiene que ver con hechos, cifras, necesidades y ausencias de información.  “Pienso que necesito un poco de pensamiento de sombrero blanco en este punto…” significa: Dejemos los argumentos y propuestas y miremos los datos y las cifras.

Pensamiento con el Sombrero Rojo

Este tiene que ver con intuición, sentimientos y emociones.  El sombrero rojo le permite al participante exponer una intuición sin tener que justificarla.  “Poniéndome mi sombrero rojo, pienso que es una propuesta terrible”.  Usualmente, los sentimientos e intuiciones solamente pueden ser introducidas en una consideración si son sustentadas por la lógica.  Por lo general el sentimiento es genuino pero la lógica no es auténtica.  El sombrero rojo autoriza plenamente al participante para que exponga sus sentimientos sobre el asunto sin tener que justificarlo o explicarlo.

Pensamiento con el Sombrero Negro

Este es el sombrero del juicio y la cautela.  Es el sombrero más valioso.  En ningún sentido es un sombrero negativo o inferior a los demás.  El sombrero negro se utiliza para señalar por qué una sugerencia no encaja en los hechos, la experiencia disponible, el sistema utilizado, o la política que se está siguiendo.  El sombrero negro debe ser siempre lógico.

Pensamiento con el Sombrero Amarillo

Tiene que ver con la lógica positiva.  Por pué algo va afuncionar y por qué ofrecerá beneficios.  Debe ser utilizado para mirar adelante hacia los resultados de una acción propuesta, pero tambien puede utilizarse para encontrar algo de valor en lo que ya ha ocurrido.

Pensamiento con el Sombrero Verde

Este es el sombrero de la creatividad, alternativas, propuestas, lo que es interesante, estímulos y cambios.

Pensamiento con el Sombrero Azul

Este es le sombrero de la vista global y del control del proceso.  No se enfoca en el asunto propiamente dicho sino en el ‘pensamiento’ acerca del asunto.  “Poniendome el sombrero azul, siento que deberíamos trabajar más en el pensamiento con el sombrero verde en este punto”.  En términos técnicos, el sombrero azul tiene que ver con el meta-conocimiento.