La Juventud Radical

La Juventud Radical es un instrumento de transformación social al servicio de los jóvenes y de la Sociedad Argentina y no un patrimonio exclusivo de sus afiliados. La Juventud Radical tiene como imperativo ético la búsqueda permanente de igualdad política y social. La organización juvenil es partícipe del rol del hombre como constructor de su sociedad y de la defensa de la democracia, de su consolidación y ampliación a partir de una mayor igualdad que permita a todos los hombres disfrutar plenamente de los beneficios de ella.

La Juventud Radical es una Organización fundada en los principios y valores que conforman el ideario de la Unión Cívica Radical.

Constituye una Organización autónoma.

La Organización juvenil, tiene como objetivos fundamentales, el arraigo de Unión Cívica Radical, a través de una base social de apoyo, para que esta merezca credibilidad y respeto popular, por la coherencia política y seriedad con que trabaja, por la capacidad de diálogo y consenso y por el impulso teórico ideológico.

 SON OBJETIVOS DE LA UNION CIVICA RADICAL

–       Articular y promover experiencias sectoriales de los jóvenes, ofreciendo cauces adecuados de trabajos, dotándose de instancias sectoriales complementarias a las que ofrece la estructura territorial.

–       Promover políticas públicas dirigidas a los jóvenes.

–       Mejorar y hacer más fluidas y operativas las relaciones entre la Juventud y otras organizaciones.

–       Promover y articular la presencia de los jóvenes radicales en los movimientos sociales con el fín de mejorar las relaciones entre la Organización Juvenil y el tejido social.

–       Fortalecer la formación del joven radical.

–       Ampliar los cauces de participación.

–       Consolidar las organizaciones y fundaciones de inspiración radical.

–       Promover el debate abierto y la participación democrática.

–       Mejorar la información y la proyección pública de nuestros recursos humanos en todos los niveles.

–       Potenciar los instrumentos técnicos de la Juventud Radical.

–       Mejorar la Organización de las deferentes instancias en las que debe actuar.

La vitalidad de la Juventud Radical descansa en su capacidad creativa para referirse a las nuevas demandas y necesidades sociales, para renovarse en su proyecto y en su Organización con la incorporación de los nuevos sectores sociales que aspiran a una sociedad libre e igualitaria.

La Juventud Radical proporciona un aporte crítico y creativo, a través de la actitud participativa de sus miembros.

POLÍTICA vs POLITIQUERÍA

La política es el arte de gobernar los pueblos y conservar el orden y las buenas costumbres. 

La palabra “política” proviene del griego y deriva de “polis’, o sea la ciudad-Estado. Etimológicamente significa, pues, todo lo referente a la buena marcha de la ciudad , o mejor, del Estado.

No debemos confundir política con politiquería, es decir, con la actividad de los malos políticos que siempre encuentran mal lo que realiza o dice el adversario, que hablan de lo que no saben, increpan al que piensa distinto, que prometen lo que no pueden cumplir, que no reparan en medios, por malos que ellos sean, que malgastan el fondo público, caen en la corrupción, y acuden a la demagogia y el clientelismo para conseguir los votos de sus conciudadanos.

Algo de que acá en Argentina, en todos los ámbitos estamos un poco acostumbrados. Sin embargo, es necesario que podamos hacer esa diferencia. La clase política que nosotros pusimos al frente se encarga facilmente de denigrar la imagen de la política.

Firmemente creo, que el primer paso para comenzar a sanear nuestros gobiernos, es creer que es posible. Desde esa ingenua esperanza (para algunos) podemos dar el primer paso para empezar a mejorar las cosas. Pero desde luego que no debemos quedarnos en eso, seguidamente viene el camino difícil, que van desde la educación y la formación (no podemos elegir o ser elegidos si no nos preparamos) hasta la participación en alguna de las instituciones, y cuando digo instituciones no me refiero solo al estado, sino a clubes, consorcios, empresas privadas, familia, iglesias, asociaciones, cooperativas, colegios, etc.

Ignorante político

El peor analfabeto es el analfabeto político.
El no oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
El no sabe que el costo de vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Bertolt Brecht

Volviendo… La política es la más noble de todas las disciplinas. Es el conocimiento supremo, porque busca la felicidad de los individuos y de la sociedad en general. La política está ligada a la moral. La moral busca la felicidad, (La moral son las reglas o normas por las que se rige la conducta de un ser humano en concordancia con la sociedad y consigo mismo) y quien sabe dictar las leyes del Estado conduce a sus habitantes hacia la felicidad.

El medio para obtener la felicidad es la virtud. Por eso la función inmediata del Estado es hacer a los hombres virtuosos. La política de un Estado debe orientar la virtud de los ciudadanos y de los gobernantes. Para ello, el Estado debe armonizar el cumplimiento de los deberes con la defensa de los derechos.

La Virtud es poder llegar a las metas propuestas sin pisar las de los otros, porque pone a los demás de su lado y los lleva a alcanzar un objetivo común.

Las cuatro virtudes clásicas son:

  • Templanza
  • Prudencia
  • Fortaleza
  • Justicia
Nos queda a nosotros como jóvenes participar en cualquier ámbito, aspirando a ser hombres y mujeres virtuosos. Y propagando a toda hora estar realizando política en la más pura de las concepciones, conociendo que hacer política no es mala palabra.
La mala clase política que nos tocó no se debe a que los malos sean tan poderosos, sino que se debió a que los buenos se quedaron sentados mirando como pasaba el desfile.
Espero que podamos aprender de la historia que no vivimos pero que estamos sufriendo, y podamos revertir la dirección y aspirar a un mejor nivel de vida, un país más desarrollado, democrático, justo e igualitario.

DEMOCRACIA

Definición

La democracia es un régimen político en el que la
soberanía reside en el pueblo y es ejercida por éste
de manera directa o indirecta. La palabra democracia
deriva del término griego äçìïêñáôíá, compuesto
por äçìïò que significa «pueblo», êñáôåéí que quiere
decir «gobernar», y el sufijo íá; el término por tanto
significa, literalmente, «gobierno del pueblo».

Más concretamente, la democracia es una forma de gobierno en la cual, en teoría, el poder para cambiar las leyes y las estructuras de gobierno, así como el poder de tomar todas las decisiones de gobierno reside en la ciudadanía.
En un sistema así, las decisiones tanto legislativas como ejecutivas son tomadas por los propios ciudadanos (democracia directa) o por representantes escogidos mediante elecciones libres, que actúan  representando los intereses de los ciudadanos (democracia representativa).
En la práctica, en la historia inicial de la democracia primó la componente directa, pero en la actualidad todos los sistemas democráticos del mundo son principalmente de tipo representativo. Esta definición general tiene algunos matices. No todos los habitantes de un determinado municipio, región o estado democráticos participan en la política, sino sólo aquellos que ostentan de pleno derecho la condición de ciudadanos, y dentro de éstos, sólo aquellos que eligen participar, generalmente mediante el voto en unas elecciones o cualquier otro proceso electoral como el referéndum.

Origen, usos y tipos

El término «democracia» –o más concretamente, el término original en griego antiguo– fue acuñado en Atenas en el siglo V adC. La más famosa de las ciudades estado de la antigua Grecia suele ser considerada como el primer ejemplo de un sistema acorde a las nociones modernas de democracia. De todas formas, el significado del término ha cambiado con el tiempo, y la definición moderna ha evolucionado mucho sobre todo desde finales del siglo XVIII, con la sucesiva introducción de sistemas democráticos en muchas naciones y sobre todo a partir del reconocimiento del sufragio universal y del voto femenino en el siglo XX. Hoy en día, las democracias existentes son bastante distintas al sistema de gobierno ateniense del que heredan su nombre.

En su uso actual, la palabra «democracia» se utiliza como sinónimo de democracia liberal. Este concepto moderno difiere bastante de cómo el término fue definido y utilizado por los griegos durante la democracia ateniense. Así, aunque estrictamente el término «democracia» sólo se refiere a un sistema de gobierno en el cual la ciudadanía ostenta la soberanía, el concepto de «democracia liberal» amplía esta definición con una serie de condiciones adicionales:

— Una constitución que limita los diversos poderes y controla el funcionamiento formal del gobierno, y constituye
de esta manera un Estado de derecho;

— División de poderes

— El derecho a votar o ser votado en las elecciones

Libertad de expresión

Libertad de prensa, así como acceso a fuentes de información alternativa a las propias del gobierno

Libertad de asociación

— Vigencia de los derechos humanos, que incluya un marco institucional de protección a las minorías.

—Existencia de varios partidos políticos (no es de partido único).

Ciudadanos educados e informados acerca de sus derechos y deberes.